Terror de la derecha a la unidad de la izquierda
 

Vladimir Cerrón

 OCTUBRE2019

 

La conspiración contra Perú Libre se dio a partir de que este lograra su inscripción nacional. Aplicaron la planificación del Plan Cóndor II, el desprestigio mediático y la persecución judicial contra los líderes de izquierda o los que la dictadura empresarial llama radicales. Aduviri encarcelado, Cerrón excarcelado recientemente y Santos ad portas de una sentencia.


Saben que la izquierda esta vez tendrá una representación importante en el Congreso y saben también que, si va unida, encausarán las aspiraciones del pueblo peruano logrando la antesala o la propia Asamblea Constituyente, elemento medular de una revolución en democracia. También elegirá la Junta Nacional de Justicia, el Tribunal Constitucional y discutirá la Bicameralidad. Esa es la importancia de este Congreso fugaz.
La derecha está tan derrotada que no tiene tiempo de reconstituirse, sino su estrategia la está orientando a tratar de desintegrar la izquierda. Para ello utiliza a sus intelectuales orgánicos en los medios concentrados y algunos izquierdistas que, en su cálculo de ambición personal, le hacen el favor de tontos útiles, como los llamaba Lenin, para codyuvar a sus apetitos conspirativos.


Creen que Verónika Mendoza sola es derrotable, minimizable o que no representa mayor amenaza con su futura presencia parlamentaria, es posible, pero saben también que la unidad de la izquierda es la piedra angular de la aurora de un Perú distinto, solidario, humanista y rescatista de sus recursos. Así, la derecha ha tomado como punta de lanza a una de sus hijas, la corrupción, para tratar de enlodar a los líderes convergentes de la izquierda.


En su afán de alejar a Juntos por el Perú, han tejido con maestría el traspaso del codinome “Sipán” de un aprista a Yehude Simon, para lograr sus fines y apartar a uno de los dos carriles de la izquierda de Nuevo Perú, organización que aún no goza de inscripción legal.


Tratan a toda costa de boicotear la unidad de la izquierda peruana, sin embargo, esto no resultará beneficioso para ningún bloque, puesto que, se armarían dos bloques colisionantes de similar contingencia, lo que infiere que lejos de la autofagia de la izquierda, es mejor ir juntos. Vamos por la unidad, volveremos y seremos millones, como vaticinaron en antaño.


El día de ayer al salir de prisión, de las causas ya se sabe, no voy a repetirlas, la gran sorpresa es que a pesar de la inhabilitación que se me impuso se me ha dado el mensaje que puedo estar libre, pero lejos del gobierno, de las elecciones y de la conducción estatal. Las portadas de los diarios derechistas nacionales, casi todos, aparte de verter mentiras e inexactitudes, siguen atacando a Perú Libre y a su líder, esta actitud no hace más que delatar sus miedos por una izquierda que emerge nacida del pueblo.

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com