www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com  

 

 

AFIRMAR EL CAMINO DE LA UNIDAD

©

CENTRO DE ESTUDIOS DEMOCRACIA, INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA CEDIS

 

 

 

 

LUCHAR CON BANDERAS PROPIAS

AISLAR, COMBATIR Y DERROTAR A LA MAFIA

LAS TAREAS QUE SE PLANTEAN ANTE NUESTRO PUEBLO

La designación del Presidente del Consejo de Ministros y la integración del Gabinete que asumirá funciones el 28 de julio, abren un nuevo escenario para la política nacional. El se inscribe en un contexto internacional crecientemente complejo signado por el incremento de la agresividad imperialista y el ascenso de los pueblos en su lucha por un porvenir mejor.

Nos encontramos, como suele decirse en “El Mes de la Patria”, lo que nos motiva a saludar a todos los peruanos en esta fecha –con motivo de los 195 años de nuestra Independencia-, recordando al mismo tiempo que el 26 de julio se celebrarán 63 años de la epopeya del Moncada, y que el 13 de agosto próximo el mundo celebrará los 90 años del nacimiento del Comandante Fidel Castro Ruz, la más alta figura de nuestro continente.

SE HACE CADA VEZ MÁS EVIDENTE LA CRISIS DEL CAPITALISMO

De acuerdo con Jorge Beinstein y otros investigadores de los procesos económicos mundiales, se hace cada vez más evidente la crisis del capitalismo. La tasa de crecimiento global declinante en su escenario desde la década de loa 70 del siglo pasado, fue acompañada por una expansión mundial de los negocios financieros que terminaron con el reventón de la Burbuja financiera el 2008. Ese año la masa financiera global representaba 20 veces el Producto Bruto Global (PBG). Solo los derivados financieros representaban el 11 por ciento del PBG. La crisis de la hipotecas sub- prime, del 2008, marca el punto de inflexión de dicho proceso. A partir de ese momento, esa masa especulativa dejó de expandirse, se volvió inestable y desde 2014 se fue desinflando velozmente. Entre fines de Diciembre del 2013 y fines de Diciembre del 2015 la contracción fue del orden del 30%. En 24 meses se esfumaron 220 billones de dólares….¡Equivalente a casi tres veces el PBG!

En este marco, crece la hipertrofia militarista, el desarrollo de la narco economía, la conformación de los Narco-Estados y otros indicadores de la crisis. Nos encontramos ante la declinación turbulenta de un ciclo parasitario, el más grave crisis en la historia del capitalismo

Como ha sucedido con otras civilizaciones, el Imperio Romano por ejemplo, cuando se agudiza las contradicciones del sistema, este pierde dinamismo y entra en su fase terminal, la élite gobernante utiliza su último recurso: la fuerza militar. Hoy el imperio saca de la manga las “guerras de cuarta generación”. Se trata de destruir y sembrar el caos en el mundo “periférico” para apoderarse de sus recursos naturales, marginar completamente a sus habitantes o súperexplotarlos. Esto es lo que observamos en Irak, Libia, Siria, Afganistán, y otros países y que nos muestran al Imperio destruyendo sociedades pero sin poder reemplazar lo destruido por un nuevo orden colonial.

Sobre ese telón de fondo, en la medida que crece en el mundo la voluntad de construir una alternativa de cambios vigorosa y progresista, asoma más claramente la descomposición del sistema capitalista y en particular el conjunto de elementos perturbadores que afectan severamente la imagen de la principal potencia económica y militar del planeta, los Estados Unidos de Norteamérica.

Las próximas elecciones norteamericanas de noviembre, las agudas tensiones raciales que corroen a base misma de la sociedad yanqui, la brutal violencia militar y policial que se usa en distintos Estados de la Unión y que genera crimen y terror incontrolado; y la forma cómo el Imperio busca acrecentar su dominio a escala internacional, arrojan una idea clara de la crisis de descomposición que abate al país del norte.

Esta se agrava, por cierto, por la prepotencia con que la Organización del Tratado del Atlántico Norte –la OTAN- opera en todos los continentes, generando clara resistencia de pueblos y naciones. La reciente votación ocurrida en Gran Bretaña y que derivará en el retiro de ese país de la Unión Europea, así como el incremento de la actividad terrorista en Francia y en otros países, patentiza el descontento masivo que genera una política en la que se excluye a los pueblos para que solo obtengan beneficios los grandes monopolios.

La crisis de Ucrania, el desarrollo de los acontecimientos en Grecia y Portugal, el entrampamiento en España como resultado de las dos últimas elecciones políticas; ponen al descubierto la magnitud de problemas de fondo que universalizan el proceso de descomposición del sistema imperial dominante, y plantean nuevas tareas para pueblos y naciones.

América Latina no está fuera de este contexto, ni registra -como sostienen algunos- un retroceso significativo en la voluntad de los pueblos. Objetivamente, han fracasado hasta hoy los intentos sediciosos de las fuerzas más reaccionarias que operan en Venezuela contra el régimen bolivariano. Contrariamente a las “predicciones” catastrofistas de la “prensa grande”, han fracasado todos los planes sediciosos que se proponían ahogar al gobierno de Nicolás Maduro y, por el contrario, el “modelo chavista” –como lo llaman “los medios” se consolida en la conciencia y en la vida cotidiana de los venezolanos.

La reacción mundial esperaba que el sabotaje económico, unido a la violencia y el terror desatado en las ciudades y a la agobiante campaña de descredito desatada por la prensa; acabaría por doblegar la resistencia del pueblo venezolano y lo haría fácil presa de sus propósitos contra revolucionarios. Pero nada de eso ocurrió.

Por el contrario, en las últimas semanas, ha amainado la crisis por la debilidad manifiesta de sus impulsores, y eso ha permitido al Estado y al pueblo aplicar medidas orientadas a la reactivación de la economía y a la satisfacción de necesidades básicas de la población.

En Argentina, en tanto, hace agua el gobierno de Mauricio Macri, sumido en una profunda corrupción, y no atina a implementar acciones que lo ayuden a superar las dificultades crea das por esa Gestión en el país del Plata. Mientras eso ocurre, desde “La Casa Rosada” las nuevas autoridades promueven decisiones que afectan gravemente a la población, lo que incrementa el descontento masivo de los argentinos.

Una situación similar se vive en Brasil con el régimen corrupto de Michael Temer, crecientemente aislado, y en derrota. Cada día se torna más evidente la tramoya golpista destinada a quebrar por la fuerza la gestión de Dilma Rousseff, se desvanecen las acusaciones írritas contra ella, y asoma más organizada y seria la condena popular a los planes siniestros impulsados por una camarilla hoy en derrota.

El Imperio y las oligarquías locales no cesan sin embargo, en el empeño de castigar a los pueblos y urden a la sombra la restitución del siniestro “Plan Cóndor”, que atormentara la región en las tres últimas décadas del siglo pasado. Esto obliga a una alerta mayor a todos los pueblos.

FERMENTA EL CALDERO PERUANO COMO UN RETO A NUEVO GOBIERNO

En el plano nacional, es claro que fermenta el caldero peruano, y se levanta como un reto al nuevo gobierno. Aunque aún resulta prematuro vislumbrar con precisión las rutas que recorrerá PPK, es previsible -como lo dijimos desde un inicio- que impulsará el “modelo” neo liberal en procura de encontrar un “camino capitalista” para enfrentar la crisis.. Será ese el sentido que guiará los pasos al Gabinete de Fernando Zavala. Sus ministros serán, en lo fundamental, neo liberales y buscarán implementar acciones y medidas acordes con la matriz ideológica de Kuczynski. Hacerse ideas en contrario, constituye simplemente una ilusión, explicable de quienes buscan solamente “vender noticias”. Objetivamente nos enfrentaremos a un gobierno con el cual –adicionalmente- tendremos coincidencias puntuales.

Nos enfrentaremos en el plano de la política económica con todas sus extensiones de gestión; y en buena medida en el nivel de la política exterior. Una expresión clara de esto último la tendremos si observamos los movimientos del nuevo Mandatario, quien hace ostentación de su voluntad de constituirse obsesivamente en la embajada de los Estados Unidos en Lima.

La “Prensa” peruana reporta alegremente estas frecuentes “visitas” a la sede diplomática yanqui, pero reventaría en cóleras si, por ejemplo, el Presidente visitara al embajador de Venezuela, de Cuba, o de Rusia. El sometimiento de “los medios” a la influencia yanqui quedó demostrado de modo palpable en las últimas semanas.

En cambio, cuando Pedro Pablo Kuczynski visitó La Oroya e instó a los trabajadores y al pueblo reunidos a marchar al Parlamento Nacional para exigir solución al conflicto que mantiene paralizada la fundición metalúrgica; los voceros de la clase dominante dirigieron vigorosas cargas contra el mandatario electo. Lo acusaron -entre otras lindezas- de promover un “enfrentamiento entre Poderes”, y de “agitar” al pueblo con “fines demagógicos”. Y es que fueron conscientes de la amenaza que pende sobre la artificial “mayoría parlamentaria”, de prosperar una activa movilización de masas orientada a derrotar al fujimorismo en lo que proclama “su reducto”.

El gobierno debe -y puede- tomar distancia de la Mafia. Ni siquiera la búsqueda de “gobernabilidad” podría justificar un “acercamiento” al fujimorismo. Esa es una fuerza nefasta a la que hay que combatir hasta destruirla. Y no con métodos represivos, sino con un sano compromiso con la causa popular, y con una política que lleve a las nuevas autoridades a mirar mejor, y con mayor claridad, los retos del Perú.

Es verdad que el fujimorismo tiene una “contundente” representación parlamentaria, pero el país tiene que ser consciente que esa desmedida “fuerza” es falsa y absolutamente artificial. La denominada “Fuerza Popular” obtuvo para su lista parlamentaria el 23.4% de los votos, pero las autoridades electorales usaron los mecanismos creados antes por el fujimorismo para “reconocerle” 73 curules, que equivalen al 56% de la representación parlamentaria. Su pregonada “fuerza”, entonces es irreal y no se corresponde con la voluntad ciudadana. Debe ser tomada en serio en términos formales, pero situada en su real dimensión en el accionar cotidiano.

Hay asuntos que debe encarar el nuevo gobierno con imaginación y eficacia. La Seguridad Ciudadana no se garantiza con soldados en las calles ni con el ejército cuidando las ciudades. Eso se ha demostrado hasta la saciedad. Sólo educando y organizando a la población será posible erradicar el crimen y la violencia. Más allá de los prejuicios, los ejemplos de Cuba, o Nicaragua -donde los índices de criminalidad son mínimos- debieran servir de lección a nuestras autoridades y a todo el pueblo.

Una política “carcelera”, o el afán de “acumular” condenas, tampoco sirve aquí, ni en los Estados Unidos, donde hay más de 2 millones de presos. En nuestro tiempo hay países europeos que se ven forzados a eliminar las cárceles “por falta de clientes”, es decir, de reclusos. No significa que no exista en ellos actividad delictiva. Ocurre, simplemente, que practican una política más eficiente para abordar el tema, y lo encaran con mayor éxito.

Otras urgencias van a ocupar la atención pública. El Sistema Privado de Pensiones –las AFPs- fracasó en Chile, donde fue aplicado por primera vez. Y fracasó en Colombia. En ambos casos, por una razón muy simple: porque no se orienta a cautelar los derechos de los jubilados y pensionistas, sino asegurar que las empresas lucren con ellos. Les importa el dinero recaudado para acumular fortunas en provecho de las Administradoras de Fondos, y no la inversión de los recursos aportados por los usuarios. Todas las medidas que se orienten a “fortalecer” ese sistema, perjudicarán a quienes deban acogerse al sistema jubilatorio o pensionario.

La Ley Universitaria será otra piedra en el zapato. Fue elaborada sin la indispensable consulta a los estamentos de la Universidad, y desconoció los mecanismos de administración universitaria alcanzados en el pasado por vigorosas luchas estudiantiles. Tuvo, sin embargo, el merito de poner en el centro de la discusión, después de más de 30 años, el problema de la crisis del sistema universitario peruano, profundizada a partir de la política privatizadora del fujimorismo que acentuó la asfixia presupuestal de la universidad pública a favor de la universidad privada, también incorporó algunos principios y temas , como la titulación mediante sustentación de tesis, que apunta en dirección de lamejora de la calidad académica, además de golpear las costras corruptas que se apoderaron de los centros académicos y perpetuaron pequeñas camarillas mafiosas, algunas de las cuales contaron, incluso, con apoyo de dirigentes estudiantiles a los que corrompieron vilmente.

Los núcleos más reaccionarios de la Universidad Peruana -y las mafias- incubaron la idea que esa ley podía ser derogada por el nuevo gobierno. Y es posible, incluso, que –con su artificial mayoría parlamentaria- el fujimorismo lo intente. Hay que bloquear esa posibilidad y buscar más bien el perfeccionamiento de la ley y el trato más justo a estudiantes, docentes y trabajadores de las Universidades.

LA UNIDAD POPULAR SIGUE SIENDO LA TAREA PRNCIPAL

Más allá de los problemas que se multiplican, la Unidad Popular sigue siendo la tarea principal. Esta, debe ser abordada con la mayor responsabilidad.

Los episodios ocurridos al interior del Frente Amplio han sido deformados y magnificados por quienes tienen una visión simplemente electoral de la Unidad y creen que ella pasa inexorablemente por la inscripción del “partido” o el “movimiento“ en el registro correspondiente. Eso no es así.

Si “Tierra y Libertad” obtuvo su reconocimiento legal, tiene pleno derecho a mantenerlo, preservarlo y defenderlo. Y no es lícito, ni ético, que otros que no hicieron nada por inscribir a sus partidos, quieran cobijarse -para participar en elecciones- bajo ese membrete. Tienen, en todo caso, el derecho de inscribir sus propios movimientos o partidos sin exigir a otros imperativamente que “los acepten”.

Si varias fuerzas de izquierda obtuvieran inscripción electoral, eso no perjudicaría a nadie, ni negaría la posibilidad de hacer un trabajo unitario. Incluso, podría facilitarlo. No se trata, entonces de “forzar” al Frente Amplio a “admitir a otros”. Se trata de construir un torrente que no tiene por qué ser solamente un esfuerzo electoral. Hemos dicho -y es verdad- que la Unidad que se requiere es Política, y no electoral. Y forjarla, nada tiene que ver con las fuerzas que integren formalmente el Frente Amplio.

Sostuvimos en nuestro mensaje de junio, que debe construirse una verdadera Confluencia Popular. Podría surgir con ese nombre, u otro. O, incluso, podría no tener nombre. Pero si debiera existir y funcionar como un espacio concreto en el que confluyan segmentos y fuerzas empeñadas en la lucha por una determinada plataforma política.

La construcción de una verdadera democracia responsable y participativa; el respeto a la Independencia Nacional, la defensa de nuestra Soberanía, la lucha contra la pobreza, la atención a los requerimientos esenciales de la población y una política internacional basada en la Libre Determinación de los Pueblos y en la No Injerencia en los Asuntos Internos de los Estados; serian pilares básicos de un programa alternativo y unitario.

En todo caso, lo importante es combatir con banderas propias, manteniendo siempre distancia e independencia, y sin hipotecar en lo más mínimo los intereses de nuestro pueblo.

Lima, 15 de julio del 2016

El Centro de Estudios Democracia, Independencia y Soberanía

                                                                                                                         .

 

 

www.jornaldearequipa.com