Chile y Bolivia, alternativa de los pueblos
 
CEDIS (*)  

24OCTUBRE2019

 
   

Nuevamente América Latina se sitúa en la alternativa de los pueblos. Hoy en Chile se libra una confrontación durísima contra el “modelo” Neo Liberal y el régimen siniestro de Sebastián Piñera que ha vuelto al esquema de dominación fascista para someter a ese heroico pueblo.

Y Bolivia pasa a un nivel más alto de su confrontación que busca derribar al gobierno de Evo Morales y paralizar el proceso emancipador que transita el Altiplano. Se trata de una nueva agresión que pasa los límites de lo tolerable en materia de relaciones entre un Estado Soberano y la Comunidad Internacional.

La batalla de Chile, es la batalla de todos

A casi dos semanas de iniciada esta escalada de lucha del pueblo de Chile, bien puede decirse que el gobierno de Piñera está herido de muerte. El heroísmo y la ejemplar capacidad de acción del pueblo de Chile, sus más variadas formas de expresión y de lucha, su mirada de optimismo para percibir el horizonte, y su vigorosa respuesta a las agresiones del fascismo, implican un conjunto de lecciones y experiencias para cada uno de los pueblos de América Latina.

Millones de personas saltando en la calle, desfilando por las grandes alamedas, bailando en las avenidas de Santiago y en otras ciudades, ofreciendo concierto de guitarra con canciones de Violeta Parra y Víctor Jara; son algunas de las formas de lucha de un pueblo que tiene historia, y que guarda verdadera y profunda veneración por todos los que cayeron en jornadas anteriores enfrentando al fascismo en las más adversas condiciones.

Hoy se habla en Chile de algo más de 40 muertos, de 1,500 heridos, de millares de detenidos y de centenares de desaparecidos. Se habla también de Cámaras de Tortura, de Centros Clandestinos de Reclusión y de violaciones masivas de los Derechos Humanos. Pero también se habla del valor inigualable de un pueblo que no se deja doblegar, ni avasallar.

La Solidaridad con Chile Antifascista, que siempre mantuvimos en alto, se torna más urgente que nunca y se convierte en un deber esencial para todas las fuerzas democráticas y progresistas de nuestro país. Es tarea de todos los partidos, las organizaciones sociales, culturales, sindicales y estudiantiles, expresar una identificación plena con esta batalla que se alza ante el mundo como ejemplo de consecuencia y de coraje

En Bolivia, Evo en la mira del imperio

El altiplano latinoamericano ha celebrado la nueva victoria de Evo Morales y el Movimiento al Socialismo, que construye una sociedad multi cultural en Bolivia.

Como se preveía, el candidato del pueblo se alzó con la victoria en Primera Vuelta, despertando la ira de las fuerzas más reaccionarias. Estas, incapaces de asimilar la derrota, arguyeron un “fraude” inexistente y han tratado, desde un inicio de generar un clima de caos y violencia que afecte al país y a la ciudadanía. Alerta, el pueblo boliviano ha salido a las calles a defender sus conquistas; y ha puesto cada cosa en su lugar. Es bueno recordar que es derecho legítimo de cada pueblo escoger sus formas de gobierno y designar a los conductores de sus procesos| sociales. Ninguna fuerza externa tiene derecho a decir a un pueblo a quién debe elegir, ni cuántas veces puede confiar en él.

Los organismos internacionales –como la OEA- que calla en todos los idiomas frente a las crueldades que se consuman Ecuador o en Chile, que guarda silencio ante el drama haitiano o las sucesivas matanzas en Colombia o en Honduras: tienen la obligación de respetar la decisión del pueblo boliviano que ha decidido confiar en Evo Morales para una nueva gestión gubernativa. No tiene derecho alguno a exigir a Bolivia nada.

La “prensa grande” que se escandaliza por la reelección de un Presidente que sirve con lealtad a los intereses de su pueblo, no dice nunca nada contra la reelección de Ángela Merkel en Alemania, ni contra el dominio perpetuo de los reyes en Inglaterra, España, Suecia o los Emiratos Árabes. Para ella, lo “intolerable” es la reelección de Evo; y eso es, por el ejemplo que brinda a todos los pueblos de nuestro continente.

En el Perú hay que afirmar camino unitario

El acuerdo suscrito recientemente entre Perú Libre, Juntos por el Perú y Nuevo Perú es, como se ha dicho, un primer paso en el difícil camino de la unidad. Luce insuficiente, y precario; pero alienta la idea de considerar posible un entendimiento entre diversas fuerzas empeñadas en enfrentar unidas a la Mafia Fujiaprista que aún hoy, ofrece viva resistencia.

Hay que señalar lamentable que se produzcan deserciones significativas en las filas de Nuevo Perú ante este acontecimiento. Y que ellas se funden apenas en la presencia de determinadas personas en los núcleos dirigentes de otros partidos que suman la alianza. Eso, hay que atribuirlo a la inmadurez, pero también al corrosivo trabajo del enemigo, que ha sabido tocar fibras sensibles en unos y otros.

Es claro también que, como parte del trabajo del enemigo, se registra la actividad de USAID, el centro norteamericano “de apoyo al desarrollo y al progreso” como se le denomina. USAID está vinculada a la Organización RANK y ésta, a s vez, a la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos –la CIA- .y que no ve con buenos ojos, nunca, la posibilidad de un acuerdo unitario entre las fuerzas políticas de la izquierda peruana.

Hay que considerar, en detrimento de las críticas que se han esbozado en la materia, que se trata de un entendimiento entre fuerzas políticas, y no entre personas; que se cimenta en un acuerdo programático y que tiene una función episódica de corte electoral para los comicios parlamentarios de enero del 2020. Su vigencia posterior, dependerá, sin duda, del respaldo que obtenga en la ciudadanía. Es de esperarse, sin embargo, no solo que se mantenga, sino que se amplíe para abarcar a sectores que aún no perciben en su real dimensión la decisiva importancia de la unidad para vencer a los enemigos de nuestro pueblo.

No hay que olvidar nunca las enseñanzas del Amauta: “Las masas reclaman la unidad, Las masas quieren fe Y por eso su alma rechaza la voz corrosiva, disolvente y pesimista de los que niegan y de los que dudan; y busca a voz optimista, cordial, juvenil y fecunda de los que afirman y de los que creen”

Lima, 25 de octubre del 2019

(*) Centro de Estudios “Democracia, Independencia y Soberanía”

 

 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com