Gracias, Aldo!

Gracias al nieto de Ana Chiappe

©

 

EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA

       

 

 

 

 

Para dinamitar el Lugar de la Memoria, Aldo Mariátegui- en su nota de hoy- lo llama “pseudo templo”, y venera como su héroe idolatrado a Francisco Tudela. Se refiere al personaje que bailaba coquetamente el son del chino con Fujimori y que, años más tarde, torturaría a su anciano padre por un asunto de herencia.


En esa misma nota, además de incluir una foto a cuerpo completo de su héroe, A.M. señala una serie de supuestos villanos a quienes culpa de la creación del LUM. Entre ellos, una ministra alemana a quien acusa de “rojimia”, el alcalde de Miraflores, Diego García Sayán y Mario Vargas Llosa, de quien dice lo hacía para ganar el Premio Nóbel.


El otro villano de hoy, según Mariátegui, soy yo, a quien menciona como “el veterano escritor rojo Eduardo González Viaña”. Se refiere a mi artículo más reciente en el que me pronuncio contra la inhumana y anticonstitucional “muerte civil” de quienes pagaron sus culpas, una medida que proponen voces cavernarias del Congreso y secundan cobardes y pusilánimes politiqueros.


Decía yo en mi nota “Cumplidas las penas carcelarias, quienes se alzaron contra el orden establecido podían haber sido incorporados a la sociedad y al sistema democrático como ocurrió en otros países con Pepe Mujica o Nelson Mandela. Sin embargo, se pregona muerte civil contra ellos y se les ha prohibido ejercer sus profesiones. Prácticamente se les ha prohibido vivir.”


Me faltaba incluir en ese texto a peruanos tan respetables como Víctor Raúl Haya de la Torre y Armando Villanueva del Campo quienes alguna vez fueron acusados de ser terroristas y años más tarde, presidieron uno el Congreso Constituyente y otro el Senado de la República.

Le agradezco al Sr. Mariátegui haberme incluido entre sus villanos de hoy en tan buenas compañías y creo que está acertado en juntar entre nosotros a gentes de las ideologías más distintas porque, ante la barbarie que estamos viviendo, se requiere la acción de todos.


Lo digo y lo repito: “RECUPERAR LA DEMOCRACIA es una tarea que no pertenece tan solo a la gente de izquierda. Corresponde a los liberales y a los conservadores, a los moderados y a los centristas, a los cristianos y a los agnósticos y a todos los que creen en la superioridad y la gloria de la raza humana.”

Por casualidad, recibo hoy también un What’s App de mi amigo Paco Miró Quesada, quien me da la razón: “Hola, Eduardo. No todos somos unos cobardes, tienes razón. Pero también hay que estar en guardia contra los perversos y nos faltan movimientos sociales que protesten permanentemente contra ellos como antes lo hacíamos desde el Foro Democrático contra las perversidades del fujimorismo”


Tiene razón Paco y la tenemos el resto de los villanos. Contra la barbarie, hay que resistir. Gandhi y Martin Luther King dijeron que lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena. Gracias, Aldo!.

 

 
 

www.jornaldearequipa.com