El Frente Amplio comienza a andar

©

  CARLOS MONGE

 

 

Se realizó el Congreso Nacional del Frente Amplio. Más o menos 600 participantes. Un buena parte viniendo de regiones y provincias. El FA está vivo y comienza caminar no solo porque unos cuantos partidos lo impulsan desde Lima sino porque a nivel nacional hay expectativa de algo nuevo, que sea izquierdista, ecologista, nacionalistas, indigenista, descentralista, participativo. Pero, sobre todo, que de confianza. Que esté integrado por gente proba, consecuente, honesta. De una sola línea de comportamiento.

El Congreso eligió un Consejo Nacional de más de 40 integrantes de todo el país, dirigentes políticos y sociales que tendrá que tomar las grandes decisiones políticas, como las políticas de alianzas. Lo integra por ejemplo Claudia Cisneros. Voz joven y honesta en los medios. Que no se calla nada. De Centro Radical como ella misma dice. Se eligió también un Comité Ejecutivo encargado de la marcha cotidiana del FA.

Definió también un calendario electoral para elegir sus candidaturas presidenciales y congresales de manera democrática. Por ahora están de pre candidatos Martin Guerra, Luis Alberto Salgado y Marco Arana. Pero hay plazo hasta el 7 de Agosto para registrar más pre candidaturas. Ojala Verónica Mendoza se anime, pues –gane quien gane- se enriquecerá mucho el proceso. La primaria electoral para candidaturas presidenciales –abierta a la ciudadanía- será el 13 de Setiembre. Después vendrán las congresales en todo el país.

El FA parecía que estás muerto, o profundamente dormido. Pero no era así. Es que estaba haciendo calentamiento antes de lanzarse a correr. Y quiere correr para ganar.

También se debatió una Plataforma Programática compuesta de 8 grandes temas. En cuanto a la “Economía para la Gente”, la idea es romper con el modelo primario exportador que concentra la productividad y el empleo digno en pocos sectores, generando valor y empleo con derechos en muchos sectores de la economía. Y con actividades limpias que no destruyan el medio ambiente.

Lograrlo supone apostar por los pequeños y medianos productores, recuperar el consumo y el mercado interno; recuperar roles estatales de planeamiento, regulación y redistribución; una reforma tributaria para que los más ricos paguen su parte; eliminar los regímenes especiales que recortan derechos y aprobación de una Ley General del Trabajo que los garantice para todos y todas; aumentar y ajustar automáticamente la Remuneración Mínima Vital; etcétera.

Una versión final del Programa será aprobada por el nuevo Consejo Nacional, junto con los documentos sobre la Táctica y los Lineamientos Organizativos. Son pasos iniciales de una carrera que recién comienza. Ahí vamos.

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Jornal

 

www.jornaldearequipa.com