www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com  

 

 

EE.UU. y el dinero para el impeachment contra Rousseff

 

 

 

Luiz Alberto de Vianna sostiene que el impeachment no responde únicamente a intereses internos.

Luiz Alberto de Vianna sostiene que el impeachment no responde únicamente a intereses internos. | Foto: AmerSur.org
 
Publicado 16 junio 2016 Telesur
 
El politólogo expresó que la estrategia del país norteamericano es seguir consolidando su hegemonía sobre América Latina.

Estados Unidos (EE.UU.) tiene poderosos intereses que lo llevaron a gestar, o al menos a participar en el golpe jurídico-parlamentario que se realizó en contra de la presidenta constitucional y electa por voto popular, Dilma Rousseff.

Así lo denunció el politólogo Luiz Alberto de Vianna Moniz Bandeira.

>> Dilma Rousseff responderá al Tribunal de Cuentas en 30 días

“Ese golpe debe ser entendido dentro de un contexto internacional en el que Washington trata de recomponer su hegemonía sobre América del Sur, al punto de negociar con el gobierno de Mauricio Macri la instalación de dos bases militares en regiones estratégicas de Argentina”, apuntó Moniz Bandeira, para quien esto último implicaría una mayor infiltración de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en América del Sur y con ello el fin de la existencia del Atlántico Sur como zona de paz.
 
 
 

Estados Unidos quiere instalar dos bases militares, una en Ushuaia y otra en la Triple Frontera, de Argentina. Sputnik.

>> ¿Juicio político o golpe de Estado contra Dilma Rousseff?

Así pues, el politólogo indicó que el juicio político contra Rousseff no se debió a un hecho aislado ni se limita a intereses internos del país. Por el contrario, “mucho dinero corrió en la campaña por el impeachment”, sobre todo del capital financiero internacional de Wall Street y Washington, quienes apostaron por nutrir la crisis política e institucional de Brasil para agudizar la lucha de clases en el país.

En este sentido, el juez Sergio Moro y el procurador general Rodrigo Jano, "son el mayor ejemplo de la influencia de los EE.UU. en la situación del país suramericano, por la forma en cómo ambos se conducen con respecto a la operación anticorrupción Lava Jato, puesto que pareciera que estuvieran al servicio de intereses extranjeros", señaló el analista. 

Respecto al gobierno provisional de Michel Temer, Moniz Bandeira subrayó que precisamente el hecho de que éste actúe como si su gerencia fuera definitiva, cambiando toda la política de Rousseff, pone de manifiesto la farsa montada para encubrir un golpe de Estado. No obstante, advirtió que la impopularidad y la falta de legitimidad de Temer impedirán que llegue hasta 2018, “porque no satisface ni a griegos, ni a troyanos".

>> Caso Petrobras: Temer solicitó financiamiento ilícito para campaña electoral

En contexto
Luego de que la Cámara Baja y el Senado de Brasil lo debatieran, el proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff fue aprobado el pasado 12 de mayo y, desde entonces, la dignataria permanece separada de su cargo para enfrentar a la justicia y presentar sus alegatos.
Por un lapso no mayor a 180 días, una comisión de 21 senadores escucha los testimonios de la parte acusadora y de la defensa para elaborar un informe final con las conclusiones del caso. Si Rousseff es declarada inocente, podrá regresa a su cargo. Si es culpable, será destituida e inhabilitada políticamente por ocho años.

 

 

SEGUN UNA DELACION PREMIADA, EL MANDATARIO PIDIO DINERO PARA FINANCIAR LA CAMPAñA DE SU PARTIDO EN BRASIL

Acusan de coimero al presidente interino Temer

Página 12
 

Esta es la primera vez que Temer aparece vinculado directamente a un pedido de donación electoral hecho al presidente de una empresa pública, en el marco de la investigación Lava Jato, acerca de las corruptelas en Petrobras.

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, fue acusado de pedirle dinero al ex titular de la empresa estatal Transpetro, Sergio Machado, para que le ayudara a financiar, con sobornos pagados por una empresa constructora, campañas de su partido político en 2012.

El ex titular de la empresa Transpetro, Sergio Machado, corrupto confeso que colabora con la justicia, denunció en su delación premiada a Temer por haberle pedido 1,5 millón de reales (unos 700 mil dólares en la época) para la campaña del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) en las elecciones municipales de 2012. Machado contó que para cumplir con el pedido del vicepresidente Temer, entonces titular del PMDB, usó dinero de un soborno que había pagado la empresa constructora Queiroz Galvao de un contrato que tenía con la Transpetro (subsidiaria de Petrobras). Machado es el “hombre bomba” del PMDB de Temer que se hizo famoso por haber grabado en forma secreta a sus correligionarios, entre ellos el ex presidente José Sarney, el senador Romero Jucá y el titular del Senado, Renán Calheiros.

Machado confesó a la justicia que en septiembre de 2012 se encontró con Temer, entonces vicepresidente de Dilma Rousseff, en la base militar aérea de Brasilia. “Michel Temer le dijo al denunciante que estaba con problemas de financiamiento para la candidatura de Gabriel Chalita (a la alcaldía de San Pablo) y preguntó si podría ayudar. Entonces el declarante dijo que le haría un depósito de una donación oficial de la constructora Queiroz Galvao al directorio nacional del PMDB, pero que en realidad ese valor era un soborno pagado por Queiroz Galvao por un contrato con Transpetro”, dice el expediente.

De acuerdo con la causa, Machado le contó a los fiscales con los cuales negoció su confesión que luego de haber conseguido el 1,5 millón de reales llamó a Temer para avisarle que había cumplido con el pedido hecho, según consta en el anexo 5 del expediente. Además, Machado confesó que intercedió con dinero proveniente de sobornos para 20 políticos de segundo escalón y candidaturas regionales, entre ellos Fernando Dornelles, actual gobernador en ejercicio del estado de Rio de Janeiro.

La oficina de prensa de Temer emitió un comunicado ayer en el que afirmó que es absolutamente falsa la versión dada por Machado. “A lo largo de su vida pública, el presidente Michel Temer siempre respetó estrictamente los límites legales para buscar recursos para las campañas electorales. Nunca permitió ingresos fuera de lo que la ley dicta, ya sea para sí mismo, para el partido, y mucho menos para otros candidatos”, dice el comunicado. Y agrega que la versión de Machado que asegura que Temer le solicitó fondos ilícitos es falsa, ya que el presidente interino sólo mantenía con él una relación formal y no de proximidad.

Los documentos revelados contienen también la transcripción de grabaciones de conversaciones entre Machado y el ex presidente José Sarney de este mismo año, en las que también se cita a Temer. “Yo contribuí con Michel”, dice Machado, quien al parecer quería obtener algún favor de Sarney en sus enredos con la Justicia. Esta es la primera vez que Temer aparece vinculado directamente a un pedido de donación electoral hecho al presidente de una empresa pública, en el marco de la investigación Lava Jato, que investiga las corruptelas en Petrobras.

Por su parte, la grabación de Machado con el senador Jucá es motivo de argumento contra el juicio político de la presidenta suspendida el 12 de mayo, Dilma Rousseff, ya que el audio indica que hubo un pacto para destituir a la mandataria, dejar a Temer acceder al poder y reducir el impacto de la Operación Lava Jato. Jucá debió renunciar al Ministerio de Planificación del gobierno interino de Temer a dos días de haber asumido.

Al mismo tiempo, la confesión a cambio de prerrogativas de detención y reducción de pena y devolución de dinero hecha por Machado indica que el titular del Senado, Calheiros, recibió ocho millones de dólares desde 2004 en dinero en efectivo y donaciones oficiales por medio de acuerdos de empresas constructoras con el PMDB. Otro acusado del PMDB es el ex ministro de Energía Edison Lobao, quien estuvo en el gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva y de Dilma Rousseff. Según Machado, todo el dinero que el debía recaudar en Transpetro con sobornos a empresas, a cambio de contratos, comenzó a ser distribuido a partir de 2008 por órdenes de Lobao.

La confesión de Machado incluyó supuestos ilícitos del gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), como recaudación de dinero de sobornos para pagarle a legisladores, en 2001, que votaron a favor de que Aécio Neves, hoy titular del Partido de la Social Democracia Brasileña (aliado a Temer). Machado también dijo que indicó el reenvío de dinero ilegal proporcionado por grandes constructoras pero como donaciones oficiales para campañas de dirigentes de todos los partidos, incluidos el Partido de los Trabajadores (PT), la ex ministra de Relaciones Institucionales Ideli Salvatti, y los diputados Luis Sergio, Cándido Vaccarezza y Edson Santos. A su vez, implicó a la candidata a alcaldesa de Rio de Janeiro, Jandira Feghali, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), a Sergio Guerra, fallecido ex presidente del PSDB, y Heráclito Fortes y José Agripino Maia, del derechista Demócratas, agrega el expediente.

 

 

www.jornaldearequipa.com