En Arequipa se cuecen habas

 
Giancarla Di Laura Morales (*)

NOVIEMBRE2018

 

La corte del Marqués

Del 8 al 11 de noviembre se viene realizando en la Ciudad Blanca el “Hay Festival of Literature & Arts”, que es un evento de carácter cul­tural y mediático originado en el pueblo de Hay-on-Wye en Gales en 1988. Se realiza desde 1996 en varios países, financiado por multinacio­nales entre las que destaca la española Fundación Mapfre.

En Arequipa se ha venido dando anualmente desde el 2015. En esta cuarta versión hay 130 invitados procedentes de 18 países. Entre ellos figuran destacados autores como Mario Vargas Llosa y Salman Rushdie, además de una larga lista que incluye periodistas, biólogos e incluso cocine­ros. Pero quedémonos en la literatura y el periodismo.

Los cachorros

Ya se ha hecho tradicional que Mario Vargas Llosa se rodee de escritores jóvenes que de este modo lo legitiman como adalid de una línea de pensamiento (el neoliberalismo despectivo de los pueblos indígenas) y a la vez se autolegitiman por su cercanía con el Nobel hispano-peruano. Este año, por ejemplo, sostuvieron un conversatorio con él los narradores Santiago Ronca­gliolo, Katya Adaui y Jeremías Gamboa, más la dramaturga Mariana de Althaus (esposa del último), moderados por Renato Cisneros. Esto se dio el viernes 9. En ningún momento se oyó algún tipo de cuestionamiento a las ideas que el Nobel ha venido difundiendo en los últimos años (su rechazo del feminismo radical, su justificación de la colonización española, su de­fensa de Macri en Argentina, de Piñera en Chile, de Uribe en Colombia, etc.). Es decir, nuestros jóvenes escritores de moda, pertenecientes en su mayoría a una editorial conocida, lo mismo que Var­gas Llosa, cumplieron un la­mentable papel de corifeos.

La bloguera Yoani Sánchez

Nada de esto tendría mayor importancia, ya que cada quien es libre de elegir o hacerse de la vista gorda con las ideas que le parezcan más cómodas. El problema surge cuando en un festival supuestamente dedicado a la difusión de las artes y las letras, aparecen de manera protagónica personajes marcadamente políticos como la bloguera cubana Yoani Sán­chez, quien sostuvo un conversatorio con Vargas Llosa el viernes y desarrolló otras actividades.

Es bien sabido que esta activista, a través de su blog “Generación Y”, ha liderado campañas de denuncia y crítica del régimen cubano en cuanto a derechos humanos y libertades políticas. Su labor parecería verdaderamente heroica, pero se ha demostrado que no es una actividad sacrificada y me­nos autofinanciada. Cito de una fuente abierta: “El blog de Yoani se traduce a 18 idio­mas y mensualmente puede llegar a 14 millones de visitas. A cualquier bloguero le sería realmente difícil administrar ese volumen de tráfico, si no fuera gracias al soporte de especialistas anónimos que desarrollan una tarea altamente costosa. Se ha compro­bado que el servidor del blog se encuentra en Alemania, y se lo mantiene un ‘amigo’ nombrado Josef Biechelle. El servidor está ubicado aparentemente en la empresa Cronos AG Regensburg, que es una sucursal de la alemana Strato. Y es imposible que un bloguero figure en su cartera de clientes. Además, el blog no aparece en la dirección del servidor https://www.google.com.pe/search? y es fabricado por contratación directa.

El soporte técnico que le da servicio casi exclusivo es diseñado a mano y su costo es de miles de dólares. Por si fuera poco, y para sorpresa de muchos que la consagran como la gran periodista que da voz a los perseguidos en Cuba y denuncia las injusticias de un sistema ineficiente, el registro de dominio del blog de Yoani Sánchez se hace a través de Goodaddy, que actúa como una de las empresas contratistas del Pentágono para la ‘Ciberguerra’. Por lo tanto, llama la atención que Yoani pueda utilizar tecnología estadounidense pese al bochornoso bloqueo impuesto al pueblo cubano”.

Como se ve, en Arequipa también se cuecen habas. Lástima que algunos intelectuales se nieguen a olerlas.

 

 (*) Investigadora y crítica cultural. Exitosa Noticias 11 - 11 - 2018
 

 

Jornal de Arequipa no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

 

www.jornaldearequipa.com