www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com www.jornaldearequipa.com

 

 

EL COMERCIO

.

El caso Odebrecht y sus efectos sobre el Partido Aprista
Las últimas revelaciones del caso Odebrecht dan cuenta del pago de coimas por el Metro de Lima en el segundo gobierno aprista

 

 

Enrique Cornejo (der.) fue suspendido del Partido Aprista horas después de que la medida fuera planteada por Mauricio Mulder (izq.). En esta foto del 2011, ambos aparecen junto a Alan García en la inauguración del tramo 1 de la línea 1 del Metro de Lima. (Foto: Archivo El Comercio)

 

En el Partido Aprista la pita siempre se rompe por el lado más débil. Ayer la dirigencia de ese partido informó que el exministro de transportes Enrique Cornejo fue suspendido de su militancia y que se le ha abierto proceso disciplinario. La cúpula aprista no ha hecho lo mismo contra Alan García, pese a sus públicos contactos con Jorge Barata, el hombre clave de Odebrecht en el Perú. Omar Quesada, secretario general del APRA, aseguró que el proceso disciplinario a Cornejo no se debe al caso de Odebrecht, sino a las declaraciones hechas contra dirigentes del partido. Por el contrario, Mauricio Mulder dice que por lo de Odebrecht Cornejo debería renunciar a sus aspiraciones a la secretaría general del APRA y suspendérsele sus derechos partidarios. Ante la medida sancionadora, Enrique Cornejo respondió a través de su cuenta Twitter: “Nunca como hoy le encontré tanto sentido a esta frase: Ladran Sancho, señal que avanzamos”.

 

 

 

 
 

El pasado 21 de diciembre se conoció, en base a información de la justicia de Estados Unidos, que la empresa Odebrecht había reconocido el pago por hasta US$29 millones en coimas a funcionarios del Estado peruano entre el 2005 y 2014. Aunque este lapso involucra a tres gobiernos, es el segundo régimen de Alan García (2006-2011), líder del Partido Aprista Peruano, el que hasta el momento ha recibido los más fuertes golpes de este caso de corrupción, que incluso —más que unión partidaria— ha evidenciado serias diferencias internas.

De acuerdo al documento de la justicia estadounidense, solo entre el 2005 y 2008 se registró el pago de US$20 millones del total de US$29 millones entre el 2005 y 2014. Asimismo, se dio cuenta de dos casos. Uno de ellos data del 2008 y señala que la empresa pagó US$1,4 millones a un funcionario de alto nivel del gobierno y a miembros del comité de licitación de una obra de transporte.

Precisamente, a partir del acuerdo preliminar que firmó Odebrecht con el Ministerio Público del Perú y que se conoció el 5 de enero, se supo en los últimos días que la constructora brasileña ha reconocido que pagó US$8’100.000 en sobornos por el tramo 1 y 2 de la Línea 1 del Metro de Lima. Esta obra fue adjudicada al consorcio conformado por Odebrecht y Graña y Montero el 2 de diciembre del 2009, representando además un proyecto emblemático pero inconcluso en el primer gobierno aprista (1985-1990).

Así, se han revelado los nombres de los primeros implicados, tratándose justamente de ex funcionarios de segundo gobierno del Apra. Al momento el ex viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba permanece prófugo de la justicia, pero ya están con prisión preventiva Edwin Luyo y Miguel Navarro.

—Una estrella resquebrajada—
Por supuesto, todo esto ha significado un temblor de fuerte intensidad en el partido de la estrella. Además, llamó la atención que entre los tres ex presidentes que gobernaron en el período de las coimas haya sido justamente Alan García el que más se ha pronunciado sobre el caso.

Por ejemplo, solo a través de Twitter, el líder aprista se ha expresado unas 15 ocasiones con distintos mensajes refiriéndose a Odebrecht y al caso Lava Jato hasta el 25 de enero. El primer tuit vino el 22 de diciembre, un día después de que se conociera el tema de los sobornos en el Perú: “Indignante noticia. El Ministerio Público debe pedir a EE.UU. nombres y pagos que hubiera hecho Odebrecht”. El tiempo ha respondido a García, aunque no para bien de su partido.

Por un lado, él ha llamado “ratas” —término reiterativo en su discurso anticorrupción— a los involucrados y ha pedido no lo mezclen en sobornos “de gente sin moral ni patriotismo”. Por otro, desde el mismo partido salió al frente Enrique Cornejo, que como ministro de Transportes en el segundo régimen de García fue muy cercado al viceministro Jorge Cuba, hasta el momento prófugo y principal denunciado por el cargo desempeñado.

Cornejo dio un certero gancho al propio Alan García, quizá a su vez un golpe de agónica defensa. Él confesó a “Perú 21” sentirse “traicionado” y además “una víctima del Apra”. Además, el aspirante a la secretaría general de la estrella y a la alcaldía de Lima aseveró incluso no tener dudas de que el ex presidente —es decir, el propio líder de su agrupación política— está detrás de lo que ha llamado un cargamontón en su contra: “Está claro el direccionamiento. El partido está capturado por una cúpula que se va a resistir hasta el final a que iniciemos un proceso de renovación”, sostuvo.

El ex ministro se refiere actualmente así a García Pérez, pero hace casi seis meses declaraba que el asesoramiento y opinión del ex mandatario siempre va a ser importante no solo para el Apra, “sino también para la democracia peruana”.

En tanto, otros representantes apristas como el congresista Mauricio Mulder y el propio secretario general Omar Quesada consideraron con expresiones punzantes que Cornejo debe dar las respectivas explicaciones de las coimas de Odebrecht por ser responsable político, y que incluso debía dejar sus aspiraciones políticas para no afectar a la agrupación.

Finalmente, los golpes defensivos no fueron suficientes ante nuevas revelaciones del caso. Mucho menos ante la ofensiva de la dirigencia aprista, que noqueó y dejó en la lona a Cornejo suspendiendo su militancia e iniciándole un proceso disciplinario por declaraciones contra sus compañeros.

—¿Dejará de brillar la estrella aprista?—
En diálogo con El Comercio el último miércoles, Cornejo hizo una autocrítica y consideró que el Apra no supo salir a tiempo ni planteó políticas con mecanismos de autocontrol para evitar hechos de corrupción. Tenemos que resolver esto frontalmente. “Si el partido quiere reconciliarse con el pueblo tendrá que volver a acercarse al pueblo y una de sus principales banderas, esa será la tarea, tendrá que ser demostrar que estamos en una lucha contra la corrupción”, propuso.

A juicio del analista político Luis Nunes, el caso del Apra evidencia una crisis integral de varios partidos tradicionales que tiene que ver, por ejemplo, con peleas entre líderes y plazos de elecciones vencidos. Esta situación, advirtió, podría generar que hacia las siguientes elecciones surjan “improvisados”, “outsiders” o “seudo líderes que tienen un discurso antipartido o que dicen que nada sirve y debemos de empezar de cero”.

“Puede aparecer un Antauro Humala o alguien con características como las de Donald Trump, que emerge de un campo como el empresarial y consiguen captar el voto del electorado descontento con todo lo que está pasando con el tema Odebrecht. De las tormentas perfectas a veces se benefician los radicales sean de derecha o izquierda, estoy hablando de figuras que no hayan aparecido aún en el espectro político actual”, comentó Nunes a El Comercio respecto a posibles beneficiarios políticos a futuro.

De otro lado, desde el propio Partido Aprista, el legislador Mauricio Mulder reconoció que el caso Odebrecht ha golpeado más a su agrupación hasta el momento. Incluso, dijo estar alegre de que así haya ocurrido.

“Para mí es reconfortante que se haya iniciado por las obras del gobierno aprista y que se empiecen a asumir las responsabilidades quienes tengan que asumirlas. Eso permitirá que el partido entre en un proceso de depuración, es innegable que tendremos que hacerlo”, señaló a este Diario. El tiempo dirá finalmente si se da este escenario.

 

Por su parte...Mauricio Mulder, vocero alterno de la bancada aprista, consideró que Enrique Cornejo, debería ser separado del APRA.

 

El congresista del Partido Aprista y vocero alterno de la bancada, Mauricio Mulder, consideró que el ex ministro de Comunicaciones, Enrique Cornejo, no solo debería dejar de lado sus aspiraciones a la secretaría general del partido, sino incluso ser separado temporalmente de la agrupación política.

 

"Cornejo debe ser suspendido de su militancia en el Apra"

"Lo que tiene que ocurrir es que el Tribunal Nacional de Disciplina del partido le tiene que abrir un proceso inmediato con suspensión de sus derechos partidarios", dijo Mauricio Mulder sobre Enrique Cornejo. (Foto: Archivo El Comercio)

 

Mulder hizo el planteamiento al comentar el informe publicado hoy por la Unidad de Investigación de El Comercio, que da cuenta de que Cornejo encargó al prófugo viceministro de Comunicaciones, Jorge Cuba, participar en negociaciones del metro de Lima. El ex funcionario es sindicado como receptor de coimas de la empresa Odebrecht.

—Hubo una contradicción en Cornejo…
Es la segunda contradicción directa, porque también dijo que había conocido a Cuba el 2008 y después tuvo que reconocer que lo había conocido en 1988, cuando fue jefe del Instituto de Comercio Exterior.

—¿Cornejo debería no solo de desistir de postular a la secretaría general del Apra, sino alejarse del partido?
Yo creo que debería dar un paso al costado. Lo que tiene que ocurrir es que el Tribunal Nacional de Disciplina del partido le tiene que abrir un proceso inmediato (de oficio) con suspensión de sus derechos partidarios. Su vinculación al caso Odebrecht es absolutamente notoria, es casi innegable por lo menos hasta ahora su responsabilidad política. Son personas de su entorno personal. Debe ser suspendido de su militancia partidaria y sometido a disciplina de inmediato. Ya el tribunal verá si se le expulsa o no del partido, o si se le absuelve si todas las respuestas son satisfactorias.

—Él se ha defendido mencionando incluso una campaña dentro del Apra en su contra…
Su defensa es ‘no sabía’. Ojalá esa sea la verdad. Tiene de todas maneras que investigarse, puedo entender que una o dos personas se hayan puesto de acuerdo en su entorno, pero estamos hablando de seis. Lo que tiene que ocurrir ahorita es que el partido tiene que demostrar una actitud drástica directa y sin titubeos sea quien sea.

—¿Cómo toma que hasta el momento el caso Odebrecht haya tocado más al segundo gobierno del Apra?
Es verdad, yo me alegro de que eso ocurra. Yo no voy a salir a decir por qué no ven a Maiman o a Humala. Felicito y agradezco al Ministerio Público, al Poder Judicial y a quienes estén haciendo todo que hayan comenzado con el Apra, porque eso nos permite separar la paja del trigo. Para mí es reconfortante que se haya iniciado por las obras del gobierno aprista y que se empiecen a asumir las responsabilidades quienes tengan que asumirlas. Eso permitirá que el partido entre en un proceso de depuración, es innegable que tendremos que hacerlo.

—¿Se ha dado alguna reciente reacción del ex presidente García en la interna del partido?
La última vez que estuvo en Lima, hace unos diez días, coincidimos en una reunión. Yo expresé el punto de vista similar al que te digo, él estaba total y decididamente de acuerdo. Y decía que nosotros tenemos que actuar en función de que caiga quien caiga. Recordemos que él (García) ya no es presidente del partido y ha dicho que en el momento que se le cite va a venir a la primera. Él no sugiere ningún tipo de decisión, porque como ha renunciado a la presidencia del partido, ha señalado que no quiere decir nada para que no digan que está direccionando las cosas.

MÁS EN POLÍTICA:

 

www.jornaldearequipa.com